Periodoncia

La enfermedad periodontal es una enfermedad que afecta a las encías y al resto de estructuras que soportan los dientes, la padece el 71% de la población por encima de los 35 años y es la primera causa de pérdida de dientes en la población mundial.

Contents_28_small

Si nota cualquiera de los siguientes síntomas acuda a su dentista inmediatamente

La bacteria presente en la placa causa la enfermedad periodontal. Si no se retira todos los días con el cepillo y el hilo dental la placa se endurece y se convierte en una substancia dura y porosa llamada cálculo (también conocida como sarro). Las toxinas que se producen por la placa bacteriana irritan las encías.

Al permanecer un tiempo en el mismo lugar, las toxinas provocan que las encías se desprendan de los dientes y se forman bolsas periodontales, las cuales se llenan de más toxinas y bacterias. Conforme la enfermedad avanza, las bolsas se extienden y la placa penetra más y más hasta que el hueso que sostiene al diente se destruye. Eventualmente, el diente se caerá o necesitará ser extraído por falta de soporte óseo.

Pese a que las bacterias son las únicas que pueden causar la enfermedad periodontal, hay otros factores que pueden empeorarla como son: la genética, el tabaco, el estrés, la diabetes, cambios hormonales y la obesidad.

Síntomas más frecuentes

  • Encías rojizas e inflamadas
  • Sangrado espontaneo al cepillarse o pasarse el hilo dental.
  • Dientes con movilidad o separados
  • Mal aliento continuo
  • Aumento de la sensibilidad dentaria, sobre todo al frío
  • Cambio en la forma en la que los dientes se encajan al morder y espacios interdentales
  • Cambio en el ajuste de dentaduras parciales
  • Pus entre la encía y el diente, abscesos y flemones

El tratamiento

El objetivo del tratamiento es eliminar la infección que produce la enfermedad. Una vez controlada la infección, el proceso destructivo del hueso se detiene y de este modo se pueden conservar los dientes y los tejidos periodontales sanos. Dependiendo de la cantidad de hueso de soporte destruido, los dientes una vez tratados tendrán mejor o peor pronóstico desde un punto de vista funcional. Por ello es importante el tratamiento precoz.